Cuarentena: impacto en mujeres y disidencias

LA CTA A en Rosario viene trabajado para visibilizar y erradicar la violencia hacia las Mujeres y Disidencias desde hace mucho más de una década. La coyuntura nos expone a mayores riesgos y es por eso que realizamos una serie de planteos para que la política pública responda realmente a las necesidades de las víctimas. ACTA comparte el pronunciamiento de la Central rosarina.

En 2012 junto a la Multisectorial de Mujeres logramos que Rosario sea la primera ciudad del país que se declare en EMERGENCIA SOCIAL EN VIOLENCIA DE GENERO. Expresión de la violencia que vivíamos con 29 femicidios en la provincia, 11 fueron en nuestra ciudad.

Atender esta grave situación social nunca fue prioridad para los gobiernos en general. En la actualidad la Pandemia nos encuentra con la reciente creación del Ministerio de la Mujer, pero con situaciones de arrastre que nos estallan, desnudando la violencia estructural machista que impera en nuestra sociedad y que como mayor expresión, nos impacta, nos conmueve en cada día de la cuarentena, con una víctima de femicidio, con una vida, una historia, sueños, proyectos truncados por el machismo salvaje, asesino.

Detrás de cada una de estas historias de violencias familiares se generan vulnerabilidades y riesgos. A lo que hay que sumarle la desolación y desprotección de cientos de niñes víctimas, huérfanes del Estado y la falta de políticas articuladas, que les acompañen y contengan.

La vigencia de la cuarentena genera condiciones clandestinas de mayor riesgo e invisibilidad. Es preciso que el Estado hoy genere iniciativas creativas innovadoras eficaces, para terminar con esta tragedia. En estos momentos de crisis las medidas deben ser urgentes.

Tal como lo expresaron los datos del Observatorio de Femicidio Marisel Zambrano de la Casa del Encuentro, desde el inicio del aislamiento social preventivo obligatorio el 20 de marzo, hasta el viernes 17 de abril, hubo 24 femicidios en todo el país. Este número incluye también femicidios vinculados, es decir, personas con vínculo afectivo o familiar con la mujer, que fueron asesinadas con el objeto de castigar y destruir psíquicamente a la víctima. Del total de mujeres asesinadas, el 65 % murieron en su casa, víctimas del encierro con su agresor. De estos 24 casos, 4 fueron niñas.

Desde la CTA Autónoma venimos trabajado a lo largo de todo el país, sintetizado el compromiso en propuestas que llevadas a la práctica cambiarían el destino al que hoy las somete el sistema machista en cada región del país.

Respuestas urgentes

Es indispensable fortalecer la transversalidad de la perspectiva de género en las acciones de Gobierno por eso es fundamental que se integren en el COMITÉ DE CRISIS NACIONAL todas las áreas de trabajo involucradas donde no pueden estar ausentes las organizaciones sociales y sindicales. Necesitamos que las líneas de acción tengan perspectiva de género para que las respuestas sean eficaces. Éstos Comité de Crisis deberían replicarse en las provincias y los municipios con las representaciones territoriales y sindicales locales.

Hay que articular la tarea de los estados provinciales con los municipios y de éstos con el Estado Nacional y la coordinación con las organizaciones. Es imperioso aumentar las partidas presupuestarias para abordar integralmente la prevención y atención directa a la emergencia en violencia de género.

Se debe asegurar un ingreso permanente que actúe como red de contención para la población más desprotegida, poniendo prioridad en las mujeres y colectivo LGTBIQ+ víctimas de violencia de género, violencia laboral, económica, habitacional.

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) debe ampliarse a las poblaciones en situación de emergencia por violencia de género. En este marco se haga extensivo a aquellas mujeres, sea cual fuera su situación laboral, con ingresos que no alcancen la línea de pobreza y no perciban aporte alimentario justificado a través de una declaración jurada online.

Asimismo hay que apuntar a fortalecer y dinamizar la ejecución del programa Potenciar Trabajo (con el que se comenzaba a trabajar la inclusión laboral de la población travesti/trans) para complementar el IFE. Abrir líneas de acompañamiento técnico y financiero a proyectos productivos que fortalezcan la autonomía de las mujeres.

Es importante encontrar criterios que no se vuelvan obstáculos para acceder a los subsidios de emergencia. Desde ANSES se establece una idea de familia que plantea inconvenientes concretos y deberían corregirse:

-

 IFE generar mecanismos virtuales para actualización de datos (domicilio, grupos familiares, etc. ).

-

 AUH/AUE/Seguro de desempleo: trámites suspendidos por el aislamiento social obligatorio.

-

 IFE Qué pasa con les adultes mayores de 65 años que no perciben beneficios previsionales (jubilaciones y pensiones).

-

 IFE Lxs jóvenes menores de 25 años quedan comprendidos como grupo familiar con sus madres/padres y ese les impide el cobro.

Es urgente asegurar espacios concretos para situaciones que requieran ”lugares seguros” en todo el país, en cada ciudad cabecera, con la protección adecuada y equipos que puedan hacer acompañamiento profesional, garantizando las medidas de cuidado por la pandemia. Protocolizar el acceso a refugios o espacios seguros existentes removiendo obstáculos burocráticos. Establecer y comunicar la articulación entre el 911 y los servicios de atención porque no se puede demandar lo que no se conoce.

También se debe reforzar la instalación de canales para denuncias de violencia institucional, el monitoreo del cumplimiento de las medidas de protección libradas por la justicia, la campaña en los medios y en vía pública sobre qué hacer ante situaciones de violencia de género y sumar estrategias que puedan llegar a los lugares donde circulan las mujeres más vulnerables.

Pensando lo territorial hay que fortalecer y coordinar el trabajo de las promotoras comunitarias contra la violencia en prevención/acompañamiento/articulación de redes que deben ser generadas desde el Estado y enriquecidas desde las organizaciones sociales y que deben contar con contactos directos que les permitan el acceso a los programas con que se cuenta y a la atención para canalizar demandas y sostener acompañamientos.

Este trabajo requiere coordinación, despliegue de equipos interdisciplinarios en los territorios y fundamentalmente profundizar la línea de acción del Ministerio de Desarrollo Social “Quedate en tu barrio”, donde promotores y promotoras comunitarias, en su mayoría mujeres, asistieron con alimentos y elementos de higiene, sumando visitas a personas mayores del barrio. Debe ampliarse a las promotoras contra la violencia para que pueda tomarse esta dimensión como parte de la emergencia. Todos estos trabajos de cuidado deben ser reconocidos como trabajo asalariado.

Creemos importante abrir un registro de espacios comunitarios contra la violencia para fortalecer esas experiencias, darles mayor grado de institucionalidad y ponerlas en red con los efectores del Estado y otras organizaciones sociales.

El freno a los desalojos debe incluir a pensiones y hoteles. Hoy la urgencia también pasa por un lugar donde quedarse para la población que travesti trans y las trabajadoras sexuales que “viven al día” y están ahora con riesgo de desalojo. Debe garantizarse el acceso y satisfacer la demanda de ILE y métodos anticonceptivos, simplificando en extremo los procedimientos para que la atención sea efectiva segura y ágil.

La CTAA considera que deberían declararse áreas esenciales aquellas que atiendan mujeres y población travesti/trans, con protocolos de cuidado para minimizar los riesgos de contagio y garantizar formas de aislamiento social posibles. Estas áreas deben fortalecerse con recomposición salarial y jerarquización de sus funciones.

Es necesario hacer extensivo el reconocimiento/bono otorgado para Trabajadores del Estado de las áreas de salud al resto de las y los trabajadores esenciales (auxiliares de educación, áreas de cuidado de niñas y niños y adultos mayores, áreas de atención a víctimas de violencias, mantenimiento, agentes de tránsito) para trabajadores del Estado Nacional, provinciales y municipales. Trabajadoras somos todas. Este bono debe extenderse a trabajadores y trabajadores comunitarios que han sido declarados esenciales.* Equipo de Comunicación de la CTA Rosario